Cómo hacer migas

Las mejores recetas de migas

Migas del pastor

Dentro de la gran variedad de formas de preparación que tiene un plato con tanto arraigo como son las migas, nos encontramos con las conocidas migas del pastor, un plato tradicionalmente de campo con el que se aprovechaban los ingredientes que se habían quedado duros como el pan o secos como la panceta o el chorizo, por ejemplo.

Rindiendo homenaje a todas aquellas personas del campo que han tenido a este plato como uno de sus sustentos, vamos a compartir con todos vosotros la forma de elaboración de esta deliciosa receta.

Migas del pastor

Ingredientes

Para preparar este delicioso plato necesitaremos estos ingredientes:

  • 500 gramos de pan duro.
  • 150 gramos de panceta.
  • 2 chorizos tiernos.
  • 1/2 pimiento verde.
  • 4 dientes de ajo pequeños.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Una cucharadita de pimentón (picante o dulce)
  • Sal (a discreción)
  • Agua.

Modo de elaboración

Lo más recomendable antes de hacer esta receta es trocear el pan y dejarlo el día anterior con un poco de agua para que quede ligeramente humedecido y lo reservaremos en un bol tapado con un paño de algodón. Al día siguiente trocearemos la panceta y el chorizo y lo reservaremos.

En una sartén grande echaremos un chorro de aceite y añadiremos el pimiento en tiras pequeñas y los ajos sin pelar.

Cuando se hayan hecho un poco añadiremos la panceta y el chorizo (mejor sin piel), así soltará sus propios jugos más fácilmente, lo que hará que este plato sepa mucho mejor.

Una vez esté hecha la panceta y el chorizo añadiremos el pimentón y lo removeremos bien para que todos los sabores se incorporen correctamente.

Después de unas cuantas vueltas incorporaremos el pan y lo iremos moviendo todo con la espumadera sin parar, para que se mezclen los sabores y echaremos la sal al gusto.

Es importante que las migas no queden demasiado tostadas o secas, porque el sabor no será el mismo. Si necesitamos echar un poco más de aceite, lo haremos en la sartén apartando las migas, nunca sobre las propias migas dado que absorberían el aceite y su sabor cambiaría completamente.

Estas migas se suelen degustar en cualquier bar o tasca de Castilla, pero también puede convertirse en unos canapés fríos perfectamente.

Consejos

Para evitar que el plato nos quede demasiado picante o demasiado dulce debemos encontrar el equilibrio. Si elegimos un chorizo picante, lo mejor es trabajar con pimentón dulce o picante si el chorizo que tenemos es dulce, de esta forma encontraremos un buen equilibrio de sabores en este plato tan sencillo pero que gusta tanto.