Cómo hacer migas

Las mejores recetas de migas

Migas con ajo

Las migas son un plato al que podemos acompañar de un gran número de ingredientes diferentes y son un plato muy versátil con el que podemos conseguir sabores más o menos intensos, siempre según nuestros gustos.

En este caso vamos a compartir con vosotros un plato para los amantes de los sabores fuertes, las migas con ajo, un plato solamente apto para los amantes de este ingrediente dado su intenso sabor.

Migas con ajo

Ingredientes

Para la preparación de este plato necesitaremos estos ingredientes:

  • 700 gramos de pan duro.
  • Una cabeza de ajo.
  • 300 gramos de chorizo.
  • Un vaso de aceite de oliva virgen extra.
  • Sal (al gusto)

Modo de elaboración

El primer paso que hay que dar es cortar el pan en dados un centímetro o centímetro y medio, aunque no tienen por qué ser completamente cuadrados, basta con que sean trozos pequeños. Los pondremos en un bol y echaremos sobre el pan el aceite de oliva, mezclándolo bien para que todos los trozos tengan aceite y lo reservaremos.

Echaremos un chorrito de aceite de oliva en una sartén y mientras va tomando temperatura, pelaremos todos los dientes de la cabeza de ajo y los picaremos en trozos también pequeños.

Sofreiremos el ajo a fuego lento para que no se nos queme y cortaremos el chorizo en trozos, bien en rodajas o en taquitos, como queramos.

Incorporaremos el chorizo y lo removeremos todo sin parar, a fuego lento, hasta que esté dorado, colaremos el pan que tenemos en el bol y lo incorporaremos a la sartén, removiendo sin parar todo el tiempo.

Una vez esté listo ya se puede servir y degustar, aunque si se desea, se pueden freir unos huevos y poner uno sobre las migas de cada comensal, aunque eso es a gusto de cada uno, porque también pueden acompañarse con trozos de naranja, queso blanco, arenques ahumados o incluso uvas.

Consejos

Para no echar demasiado aceite sobre un grupo de trozos de pan y que otro quede con menos, lo mejor es meter el aceite en un dosificador con spray e impregnar correctamente cada trocito de pan.

En esta receta es muy importante no tener prisa y hacerlo todo a fuego lento, removiéndolo todo sin parar, con lo que además de hacer que se mezclen bien todos los sabores, evitaremos que se queme el pan y el resto de ingredientes, algo que arruinaría por completo estas deliciosas migas de ajo.

Después de la receta, relájate tomando un daiquiri sentado al sol.